Poder y series

Política para seriéfilos

Las sociedades secretas y redes de poder. De los masones a E-Corp

| 0 Comentarios

Actor especializado en sociedades secretas y conspiraciones

Actor especializado en sociedades secretas y conspiraciones

Este post incluye espoilers mayores sobre Rubicon, Mr. Robot , Utopia y alguno pequeño de Marvel’s Agents of SHIELD… Avisados estáis.

Uno de los temas más comunes en la sociedad contemporánea  y acrecentado hasta límites insospechados al auspicio de Internet es el poder en la Sombra. ¿Quien nos manda es realmente quién nos manda? ¿Hay alguien que no vemos que marca nuestros destinos? ¿Podemos luchar con este poder? ¿Obedecemos a intereses ocultos? Desde la Masonería, que sirvió durante años como chivo expiatorio de todas las desgracias de los países católicos, hasta los  Illuminati, Bilderberg o Iberdrola, todos tememos que realmente exista alguien ahí que maneje los hilos sin que lo sepamos. Las series han explotado este filón de manera bastante imaginativa.

¿Qué es una Sociedad Secreta?

Una sociedad secreta es un conjunto de personas que mantienen una relación “discreta” con unos intereses comunes y que utilizan sus recursos ajenos a dicha sociedad para conseguir los de aquella sociedad. Dicho esto, ¿Es una sociedad secreta un sitio donde se entra con contraseña con una capa y  se toma vino mientras se decide cómo la gente va a comprar iPhones con software secreto de localización? No exactamente. Para tener una sociedad secreta necesitamos:

  • Una estructura estable: Digamos que si un grupo de amigos hace un plan para mangonear en el mundo, muy posiblemente, si son solo amigos, conforme vayan muriendo o desapareciendo la relación y, por lo tanto su misión. Sin embargo, si hay una organización, un nombre que, más allá de la vida de las personas pueda reemplazar las bajas, serán reemplazados. Por ejemplo, cuando muere el Craneo Rojo, siempre hay una nueva cabeza en Hydra. Sin embargo, el grupo de amigos de Rubicón parece que se basa en las relaciones personales de los chicos de la foto en la playa, así que no sé  (y me temo que ninguno de nosotros lo haremos) si había algo Hydra_Marvel_XPmás.
  • Tiene interesespropios: Es decir, la logia de los Búfalos Mojados de Pedro Picapiedra, pese a llamarse logia tenía como unico objetivo jugar a los bolos, así que no es especialemente peligrosa. Sin embargo, si te juntas con personas que tienen cierto poder y montas una estructura suele ser por algo que vale la pena. Evidentemente, parte de la gracia es que esas personas sepan o vean algo que a lo demás se nos escapa. Por ejemplo, esterilizar a toda la población humana para garantizar la sostenibilidad de la tierra, es un buen plan secreto.
  • Tiene sus propias normas: Si juntamos una estructura centralizada y un interés propio, esto nos lleva a jerarquías y normas. Dentro de cualquier sociedad secreta hay soldados (esbirros) y hay jefazos, y hay que mantener las normas. Por ejemplo, volviendo a Utopia, tratar de parar Jano, rompe las normas y, por lo tanto, el creador del virus es perseguido para que devuelva el virus y, de paso, darle su merecido.

    Toda sociedad secreta que se precie debe organizar fiestas con cubatas

    Toda sociedad secreta que se precie debe organizar fiestas con cubatas

  • Sus miembros tienen capacidad de poder fuera de la sociedad: Está bien tener un plan para conquistar el mundo, a lo Doctor Maligno, pero lo que distingue a las sociedades secretas es que, básicamente, tienen recursos (poder) fuera de esa organización, que utilizan para obtener sus propósitos. Por ejemplo, la trama Gürtel no podría llamarse sociedad secreta, porque no tiene una finalidad propia (más allá del lucro personal), sin embargo, en Utopia, o en Rubicón, todos los implicados tienen puestos de responsabilidad que utilizan para conseguir su propósito (ministros de sanidad, espías, policía).
  • Son discretos: No se trata, como decía, tanto de entrar en un sótano con contraseña, sino a unas relaciones que no son evidentes ni detectables. Es decir, son personas que tienen un contacto que no es de común conocimiento ni es controlable (ni se puede contraponer) con medios sociales porque no se conoce. ¿Tanto como secreto? yo no llegaría a ese extremo.

Por lo tanto, la última escena postcréditos de Mr Robot, acumula a la perfección todos los clichés de las sociedades secretas: Discreción, personas de todos los rincones del mundo con mucho poder que aparentemente no tienen ninguna relación entre ellos,conviviendo en un espacio ( bastante oscuro) y manejando los hilos de los negocios más chungos del mundo (las minas de Coltan), mientras parece que el Caos total es algo que le conviene. Casi llega al nivel paródico del comité republicano de Springfield, pero retrata muy bien la idea de lo que todos pensamos que es una sociedad secreta.

Simpsons 1

En este entorno la ficción puede hacer maravillas. El antagonista de este tipo de sociedades no puede hacer mucho porque:

  • Nadie puede ver lo que él sabe.
  • Nadie le creería aunque tuviera pruebas
  • El poder de estas sociedades es lo bastante grande como para poder detenerle por lo legal (acusándole de crímenes que, incluso no ha cometido) hasta por lo criminal (mandando un secuaz a matarle).

Las sociedades secretas y el mundo real.

¿Existen las sociedades secretas? La verdad es que, si son secretas es difícil de saber. Sin embargo, todos vemos de una manera o de otras estructuras más o menos similares que dan que pensar. En el nivel más bajo está el lobismo. Cuando hablamos de un lobby no debemos pensar en un grupo de señores con corbata llamando al mismo diputado todos los días. Los Lobbies tienen sus propios intereses y expectativas y tratan de extender su poder (o influencia) a los núcleos decisorios.

Pero ¿son secretos?

Según el país. En Estados Unidos los lobbies tienen que estar registrados y en la Unión Europea también… en España sigue siendo un tema peliagudo que no está registrado como tal. Las normas de transparencia (incluida la agenda de los diputados y responsables políticos) van destinados a rducir ese secretismo… sin embargo, no parece que se avance mucho.

 

Por otro lado, existen estructuras oficiosas más que importantes que, si bien no se constituyen como sociedades tienen una permanencia temporal más que llamativa. En el libro de Mariano Baena (catedrático de Cienca de la Administración y antiguo senador) habla acerca de las élites españolas repartidas entre la política, la empresa privada y la Administración y los datos son más que reveladores. Un grupo muy reducido de familias tienen una presencia continua durante casi 60 años circulando entre las tres esferas al más alto nivel. Lamentablemente el libro es complicado de encontrar, pero si tenéis ocasión de leerlo, no lo dejéis escapar.  La investigación, basada en los nombres y apellidos, en aquellos tiempos Internet era casi ciencia ficción,  se complementa y mejora mucho con el extraordinario trabajo de Quien Manda, de la fundación Civio, que recopila vínculos personales, profesionales y hasta fotos de las altas esferas españolas evidenciando relaciones que son discretas para la mayoría de nosotros… mucho más allá de que un Expresidente se siente en un Consejo de Administrción es saber con quién más se sienta y comprate intereses.

Es decir, puede que las sociedades secretas existan, aunque no podemos saberlo por pura definición. Sin embargo, lo más interesante de todo esto es que, tal y como decían en la última escena de Rubicón, nuestra sociedad parece asumir que esto pasa y que puede convivir con ella. Como bien decía Spangler

Publica tu historia, Will, a nadie le importa.

 

 

Autor: craselrau

doctor en ciencias políticas, friki, cocinillas y bloguero. Analista web y colaborador en todoseries.