Poder y series

Política para seriéfilos

Mujeres y poder: ¿es el público machista?

| 0 Comentarios

Claire Underwood

Ambiciosa y elegante, y aún no la han llamado puta

El presente post hace una revisión de varias series llegando hasta los últimos episodios que he visto de tooodas las series que menciono. Así que, avisados estáis… detrás de cada cursiva puede haber un Spoiler.

Con un poco de restraso nos plantamos con un post sobre el poder y la igualdad de género, algo de lo que ya hemos hablado, en el plano de la violencia.  Una pregunta que reaparece y que nunca se cierra en el mundo de las series con la aparición de Internet y las redes sociales es el machismo de esa entidad llamada “el público”.  Es muy habitual considerar que los comentarios respecto a la actitud de una protagonista de una serie se juzga de manera muy dura o severa por el hecho de ser mujer. Incluso se considera que una serie como The Good Wife ha visto frenada su carrera de premios por el hecho de tratar el tema de una mujer con ambición. Pero ¿es “el público” machista?

“El público”

La señora de Cuenca según Marvel comics

La señora de Cuenca según Marvel comics

Si os gustan los comics de Marvel estaréis familiarizados con la humanización o antropormifación de conceptos como la justicia, la muerte o el destino en personajes concretos. A mi me gustaría algo así con conceptos tan abstractos como “el público” o ” la clase media”. Entendemos que el público es uno, y que, últimamente, es el que habla en las redes sociales (al menos, los que vivimos en las redes) como UNO, GRANDE y LIBRE.

Sin embargo, a mi no me acaba de convencer, y desde luego, los debates no se han articulado en los mismos planos. ¿Es el mismo público el de Breaking Bad que el de Juego de Tronos o que el de Battlestar Galáctica? Realmente creo que aunque comparten componentes similares, o bien no es el mismo, o  bien su actitud respecto a las mujeres no es la misma. No lo es ni en situaciones similares, ni diferentes ¿Podemos entender que el público critique la ambición de Alicia Florrick y no la de Claire Underwood? ¿Que apoye, por ejemplo,

De vicepresidente a Presidente... eso no es nada para Laura Roslyn

De secretaria de educación  a Presidente… chupate esa, Underwood

a la Khalessi y no a Cersei Lannister? Quizá no somos los mismos, o no valoramos las series bajo los mismos criterios, o, lo que incide no es “solo” lo que las mujeres hacen. ¿Cómo reaccionamos ante las mujeres que ambicionan y se relacionan con el poder?

Cuando “la buena” resulta que es “mala”

Su marido vende metanfetamina pero la mala era ella

Su marido vende metanfetamina pero la mala era ella

Uno de los debates más interesantes ha sido el generado en torno a Skyler White de Breaking Bad. Resulta que una mujer que realmente odia a su marido porque se ha convertido en un criminal narcotraficante y al que quiere alejar de sus hijos es “la mala” para muchos. Hasta el punto que la propia Anna Gunn acabó más que cansada del tema y escribió una carta defendiendo al personaje (como si hubiera que defenderlo). ¿Había machismo? En realidad no creo que sea el auténtico elemento en este debate, dado que otro hombre, que actuaba bien, como el cuñado de Walter, era también criticado por querer encerrarle.

El problema en este caso creo que se centra en la construcción de los personajes. Breaking Bad igual que Dexter o Mad Men son series construidas sobre el antihéroe. El hecho de que un protagonista tenga decisiones moralmente condenable hace que toda la historia tenga que construirse hacia la empatía con él. Todo circula en esas series en por qué el protagonista es rebelde “porque el mundo le ha hecho así”, lo que hace a muchos espectadores identificarse con lo que hacen y amar y odiar a los personajes que aman y odian. Por ejemplo, en Mad Men Betty Drapper es vistá por Don como un estorbo y una carga en su vida y su felicidad. Sin embargo, Peggy, es valorada como compañera, Megan, en su primera temporada como esposa y compañera tiene una lectura muy positiva, y empieza a caer mal cuando le cae mal a Don. Aquí el problema no es el machismo es que quien le cae bien a Don, o a Dexter, o a Walter, le caen bien al público porque la series está escrita para que al público le caigan bien o mal.

Echale narices y pon esto de cartel para Breaking Bad

Echale narices y pon esto de cartel para Breaking Bad

Evidentemente existen series de antiheroinas, como Weeds o Nurse Jackie pero si lo pensamos son series con un tinte cómico (nominadas muchas veces como comedias), lo que nos lleva a pensar ¿estamos preparados para mujeres antiheroinas sin ambajes cómicos dispuestas a matar por perpetuarse en la cabeza de un cártel y que nos genere empatía? De momento diría que, para muchos, esto no es posible.

Las mujeres, el poder y el público

Pero, y qué sucede cuando es directamente la mujer la que ejerce el poder. Es verdad que en las series (y en la historia) esto es poco frecuente. Sin embargo, por poner un ejemplo, la presidenta Roslyn, que vivió un ascenso que dejaría pálido a Frank Underwood hacia el gobierno, es un personaje muy querido y admirado, igual que Kara Thrace, ambas en Battlestar Galactica. De hecho en la ficción de Moore el papel de las mujeres es dominante (o al menos muy relevante) tanto en el lado humano como Cylon y, realmente, no hay gente que insulte a estos personajes por ser poderosos. ¿Es el público de BSG menos machista que el de Breaking Bad? Aunque así pudiera ser, porque la ciencia ficción tiene un nicho muy específico y ha tratado con más libertad el tema de la igualdad de las mujeres que el genero “realista”, creo que una causa de la diferencia es que son personajes netamente positivos. Es decir, Laura Rosslyn o Starbuck ejercen el poder por el bien o actúan en nombre de un bien mayor, con una visión altruista.

Si vamos a un nicho que podría ser similar, como el de la fantasía tenemos una comparación también interesante: de la Khalessi frente a Cersei. Ambas son mujeres que tienen comportamiento promiscuo, que ambicionan el poder, y que, sin embargo, están percibidas como un personaje positivo (la primera) mientras que la segunda es el mal personificado. Es decir, si que parece que hay una diferencia en la valoración de los personajes en cuanto a los motivos por los que tienen la ambición. Por otro lado, un personaje igual de “perverso” y negativo como Tywin Lannister es mal visto, pero con un aura de sofisticación y elegancia que no tiene su hija. Algunos podrían decir que porque Tywin es listo y Cersey no, pero realmente si que pudiera darse que el jucio de personajes negativos se haga en parámetros diferentes cuando hablamos de hombres (sofisticados, elegantes, listos), que de mujeres (putas, histéricas, ambiciosas) y ahí si que hay machismo.

El poder en pequeño y las historias de mujeres.

¿Es así con todo el poder? ¿En todos los casos? ¿Para todos los públicos? Pues realmente creo que no. Por ejemplo creo que las series en las que predominan personajes femeninos o que se dirigen a un público más femenino, el juicio hacia las mujeres con poder no son iguales. Pongamos dos ejemplos: en Orange Is the New Black las mujeres (por pura lógica) luchan por el poder, lo ambicionan y tienen comportamientos morales negativos. Sin embargo, quizá por la comparación, quizá por la historia, la polémica no ha llegado de la misma manera. Es posible que porque no hay hombres, o bien porque la historia ha permitido empatizar con las mujeres con un detenimiento que no hemos podido tratar en otras ficciones. Otro caso bien interesante es Anatomía de Grey serie en la que las mujeres son ambiciosas, quieren su carrera, eligen a sus compañeros sentimentales y ejercen el poder sin problema y no se utilizan adjetivos denigrantes por ello.

¿Son las series de mujeres menos machistas? ¿Es porque las esferas de poder son menos importantes? No lo creo ¿Es el público de las series con más mujeres, menos machista? Muy probablemente. Lo más interesante, a mi juicio, todo esto  está marcado por cómo podemos acercarnos a personajes femeninos en estas series con más detenimiento. Podemos valorarlas mejor o peor, pero básicamente será por su comportamiento como personas libres y responsables y no por el estereotipo.

El detalle de la persona.

Si volvemos a como juzgamos a las mujeres con ambición y motivaciones egoistas, podemos prestar atención a la fascinación que ha provocado Claire Underwood. La nueva primera dama es egoista, despiadada y ambiciosa, sin embargo, pocas veces el público la llama “puta” ¿Es el público de la serie menos machista? Realmente lo dudo mucho, sin embargo si que creo que, como decía antes, el personaje está definido por el protagonista, que la ve con simpatía y que resulta que es hombre.

Sin embargo, vayamos más allá: una mujer con ambición, intenciones más o menos nobles pero que, como a la mayoría de las personas, la vida le obliga a tomar decisiones que no son moralmente

Efectivamente, si fuera hombre, la llamarían ambiciosa muchas menos veces

Efectivamente, si fuera hombre, la llamarían ambiciosa muchas menos veces

claras. Esta es, evidentemente, Alicia Florrick. El caso de The Good Wife ha generado debates enconados entre fans y detractores de Alicia basándose en su personalidad y actitud que inevitablemente nos llevan a LA PREGUNTA: ¿Se juzga a Alicia y a sus decisiones con un prisma distinto por ser mujer?  Sin lugar a dudas: SI. Personas como Will Gartner o Peter Florrick dentro de la saga se juzgan con sus errores  y dilemas morales con un prisma menos riguroso que con el que se juzga a la candidata a fiscal de Illinois. A diferencia de Claire Underwood, no hay un personaje que nos genere empatía que la vea bien, ni tampoco tiene como causa un bien mayor. Simplemente es una persona con un proyecto que, a veces para cumplirlo, toma decisiones controvertidas.

En resumen: dentro de los distintos géneros televisivos, el tratamiento de género hacia los personajes femeninos no son siempre iguales. Sin embargo, en el género dominante el llamado “drama adulto”, las mujeres son juzgadas de manera distinta a las de los hombres. Por un lado, su comportamiento es secundario, sino que las juzgamos en función de los intereses de los protagonistas (la mayoría de las veces masculinos), dejando de un lado la moral. En los casos en los que esto no es así, el problema las mujeres son juzgadas en términos morales absolutos: han de ser buenas o estar implicadas con un bien mayor para que se toleren ambigüedades morales. Sin embargo, cuando se trata de juzgar a una mujer por si sola o a un hombre por si solo, la exigencia ética siempre la perjudica a ella y esto si es sexismo.

 

Autor: craselrau

doctor en ciencias políticas, friki, cocinillas y bloguero. Analista web y colaborador en todoseries.